Los sentimientos de Bertín Argumentation type bac

Presenta las diferentes etapas del recorrido de Bertín Youmssi. (Unas 15 líneas)

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé

Quelle phrase indique la durée du voyage de Bertín ?

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé

Quelle phrase indique la destination espagnole choisie par Bertín ?

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé

Quelle phrase indique qu'étudier en Europe pour un Africain est intéressant ?

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé

Quel argument souligne que les conditions de vie au Cameroun contribuent à la fuite des jeunes ?

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé

Quel argument souligne le sacrifice que suppose le voyage vers l'Europe ?

UN INMIGRANTE AFRICANO CUENTA SU EXPERIENCIA Y LOS RESULTADOS DE SU VIAJE AL MUNDO DE LA OPULENCIA

http://noticiasuniversia.es/ciencia-nn-tt/noticia/2007

Bertín Youmssi salió de casa por la noche, sin despedirse de nadie. No quería ver llorar a su madre. Tampoco iba a soportar una nochevieja más sin poder dar nada de comer a su hermana y a su hermano. Su país, Camerún no le ofrecía ninguna posibilidad de prosperar.
"En Camerún no hay medicinas. Si te pica un mosquito y coges el paludismo o unas fiebres tifoideas, te mueres. En las farmacias y en la calle te venden pastillas falsas. Tampoco hay posibilidad de estudiar. Muchos niños ni han ido ni irán jamás a la escuela. Y de la universidad para qué hablar, la pública cuesta unos 100 euros al mes. Ni con dos salarios íntegros consigue una familia convencional pagársela".
Su viaje duró dos anos. Anduvo con compañeros de todo tipo: unos ya habían saltado a Europa; otros nunca habían visto la luz eléctrica; los primeros les describían a los segundos los códigos de color de los semáforos1.
"El camino se hace de noche, para que no te pille la policía y te obligue a volver. El objetivo: la frontera de Marruecos. Está en lo alto de una montaña. Llegas arriba, después de noches y noches de andar y de días durmiendo escondido. Abajo, en el valle, hay un tapiz de luz. Es Ceuta. Es Europa. El el paraíso". Pero entre el paraíso y la realidad hay una valla2 triple y electrificada.
Bertín tardó dos anos y medio en juntar los 1300 euros que le pedían por pasar la frontera. Trabajó en lo que pudo. Ahorró cada céntimo. Y conoció a unos hombres que se ofrecían para cruzar a nado el Estrecho. Los porteadores se visten con trajes de neopreno3 y el ilegal se sujeta a su espalda. "Las olas inundan la baca, la nariz. Los ojos pican del salitre. Y, sí, tienes mucho miedo. Miedo a morir ahogado4."
La policía patrulla el Estrecho y evita que los sin papeles entren. "La policía nos pilló. En realidad, nos salvó."
Pasó tres meses en un centro de acogida en Ceuta. Allí Bertín pidió asilo político. Pero se lo denegaron.
"A la hora de marchar me preguntaron hacia dónde quería ir. Pensé que en Navarra, que está al norte, se hablaría francés y allí me mandaron. Me dieron un billete y un papel en que ponía que tenía permiso de residencia durante 6 meses y me comprometía a volver a Camerún después."
Han pasado 5 años desde que salió de su país. El viaje de Bertín aún no ha terminado. En Madrid Bertín aprobó con notas brillantes su acceso a la universidad para mayores de 25 años. "Los que estudian en Europa y vuelven a Camerún obtienen buenos puestos de trabajos en la Administración. Pueden hacer mucho por nuestro país. Y yo voy a intentarlo."

1 El semáforo: le feu tricolore
2 La valla: la clôture
3 El traje (de neopreno): la combinaison (de plongée)
4 Morir ahogado: mourir noyé